Noviembre se viste de amarillo intenso en México

Noviembre se viste de amarillo en Mexico

Noviembre se viste de amarillo intenso en México

Después de la época de lluvias y con un vistoso color amarillo que se vuelve naranja, llega a tiempo la flor de Cempasúchil para formar parte de la celebración del Día de Muertos; durante la última quincena de octubre y la primera semana de noviembre, los mercados, Tianguis y florerías la comienzan a vender como elemento decorativo y de significado profundo en los altares puesto que representa la luz que guía a los muertos por el camino para traerlos del inframundo. Su nombre proviene del Náhuatl “cempoal-xochitl”, que significa “flor de 20 flores”, ya que tiene tantos pétalos que es complicado creer que se trate de una sola.

Esta flor icono de una de las festividades más características de México se une a las Calaveritas de chocolate, azúcar y amaranto; al Pan de Muerto, la sal, el agua, las frutas, las velas y el Copal para protagonizar las Fiestas de Muertos celebradas durante los días 1 y 2 de Noviembre; que más allá de la ofrenda y el festejo son el reflejo de una Tradición Prehispánica que pretende recordar y rendir respeto a los muertos.

El ritual de Día de Muertos conlleva una enorme trascendencia popular, su celebración comprende aspectos que van desde lo filosófico hasta lo material que lo convierten en parte de la cultura y en memoria colectiva de todo un país. Según la creencia el día primero de noviembre se dedica a los “muertos chiquitos”, es decir, a aquellos que murieron siendo niños; el día dos, a los fallecidos en edad adulta.

Noviembre se viste de Amarillo en Mexico

En algunos lugares del país el 28 de octubre corresponde a las personas que murieron a causa de un accidente. En cambio, el 30 del mismo mes se espera la llegada de las almas de los “limbos” o niños que murieron sin haber recibido el sacramento del bautizo.

En México existen lugares mágicos como San Andrés Mixquic, Estado de México o Pátzcuaro, Michoacán en donde se puede observar el fervor de la tradición; ver como se adornan las tumbas en el Panteón, la preparación del Altar con ofrendas y por supuesto la quema del copal, donde el humo simboliza el paso de la vida a la muerte. Es así como la tradición y la fe se convierten en todo un atractivo capaz de asombrar y cautivar el interés de cualquier foráneo.

Lo interesante, sin duda más allá de la creencia popular es conocer y comprender la paradoja del significado de la muerte para la cultura mexicana en la que se vive una dualidad, es decir, por una parte el duelo con todas sus manifestaciones y por otra la celebración del renacimiento y encuentro con los seres queridos que ya no están

No Comments

Post A Comment